Monday, July 30, 2007

En Memoria de un Artista


Ha muerto hoy Ingmar Bergman. Un artista que utilizó el medio cinematográfico para expresar sus miedos, fobias y realidades. Cuando se dice que la realidad supera la ficción en el caso de Bergman no es así, siendo capaz de mostrar situaciones angustiosas, complejas y límites de una realidad que nos persigue a diario.

Además ha servido de ejemplo y maestro de muchos directores de cine posteriores, como todos los del Dogma, o Woody Allen.

http://www.maestrosdelcine.galeon.com/biobergman.html

Les invito a visualizar las siguientes películas de él, si no han visto todavía:

Un verano con Mónica
El séptimo sello
Fresas Salvajes
El manantial de la doncella
Como un espejo
Los comulgantes
La hora del lobo
La vergüenza
Gritos y susurros
Secretos de un matrimonio
Sonata de Otoño
Fany y Alexander

4 comments:

Gilgalad said...

Estaría bueno que te mandaras vos una necrológica poética... no se... te sobra pluma para algo así.

Tipo:

Nos endulzó con tal cosa y nos soporifó con tal otra...

Si tenés ganas claro está.

La Fiera said...

Eso eso, sacudilo a bergman con la lapicera, torealo y dale para que tenga. Aca lo q interesa es lo que vos pensas de este muchacho, si es que pensas algo, y si no pensas nada, tambien.

Bienvenido a España!

Chinosky said...

Bergman, Bergman, estoy hasta los cojones de estos directore semi-intelectuales que se las van dando con películas soporiferas del ocho al cuarto. Que pesados con sus problemas religiosos, joder o porque no bancan a la mujer tenemos que tragarnos todos sus traumas a un ritmo de tortuga subiendo el Himalaya. Y luego está el sexo,en vez de rubias tetonas suecas como Dios manda, nos pone a la pesada de su ex mujer Liv Ullman que parecía virgen hasta con sesenta años.

Ademas le odio al pibe porque se ha muerto después que yo siendo los dos de la misma edad. Eso sí, el sueco no cogió ni a una decima parte de las minitas que yo. Carajo ni pija, ni voluntad; seguro que el boludo ni bebía.

Bueno te espero acá en el infierno que seguro que vendrás conmigo porque a los directores coñazos les tienen reservado un sitio. Hay mucho hueco, no creas, que todavía quedan los coñazos franceses para que vengan a hacer compañía a Truffaut.

Sancho said...

Muy lindo pero... ¿quién es chinosky? ¿Algún émulo de Chinasky?
Ojo con meterse en camisa de once varas, que para merodear a Prometeo hay que tallar con holgura. En fin, veremos qué nos depara Chinosky en sus próximas intervenciones y si realmente ha bebido de la bilis del buen Hank.