Tuesday, August 28, 2007

Primer Repago

Tres años pasaron y estos sí pasaron rápido. En Ludas, el recuerdo de los bastonazos ya no caminaba por la espalda. En Döbröghy, los gansos de Ludas ya no caminaban por su codicia. En Fargas, una botella de Tokaj cabalgaba hacia el cerebro.

La historia del pobre médico era siempre la misma. Parecía condenado a advertir a Döbröghy sobre sus futuras penas. Un hombre que se debería haber dedicado al campo, como había hecho su familia a lo largo de los siglos... embarcado en un proyecto inmobiliario urbano, en una de esas obras imposibles de realizar, sueños de un megalómano. Las arcas de Döbröghy drenaban desde hacía tres años y el proyecto avanzaba lento. Lo mismo de siempre, problemas con los trabajadores, con los albañiles, con los pintores... mala mano de obra... mala cosa, mala cosa.

Pintado apareció ese constructor italiano. ¡Qué organización! ¡Qué estilo! El sombrero en tres puntas y la pluma de ganso decorando el terciopelo rojo de la chaqueta. Vió el desastre, lo previno, lo resolvió, mandó a soldados y obreros a talar árboles y hasta el mismo Döbröghy tuvo que subir al pico de la colina. ¡Qué organización! ¡Qué estilo! Esa pluma de ganso tan cercana, esos gansos de otra época, y tan cercanos ahora.

Al atardecer encontraron a Döbröghy atado al árbol más alto de la punta de la colina más alta de su propiedad. Estaba flácido Döbröghy, cansado, entredormido. Nadie lo escuchó gritar porque obreros y soldados, mientras talaban, cantaban ópera, según instrucciones del constructor italiano de pluma de ganso familiar. Y ahí lo bajaron a Döbröghy y lo acostaron boca abajo, en su edredón de plumas de gansos, tan familiares, con veinticinco bastonazos en la espalda y un recuerdo de codicia que creía olvidado.

4 comments:

Sancho said...

Me gusta mucho cómo está escrito esto. Tiene una fragancia poética y de época. Me lo imagino en el siglo XVII, no sé por qué. Pero se me mezclan los personajes: ¿No era Ludas el que había recibido los bastonazos? ¿Hay un acertijo que descubrir en esta historia? Algo me dice que estamos ante un mensaje cifrado; lo nombres, los gansos, los bastonazos, los constructores (frecuentemente masones, lo cual hace al relato más misterioso aun) En fin, Gilga: ¿tenés algo más que decir para-literariamente? ¿o Hablarás, como los jueces por sus sentencias, vos por tu pluma? ¿Pluma de ganso? ¿qué estás tramando? ¿sos un conspirador antiperonista? ¿un espía sionista? ¿Qué te traés bajo el poncho?

Gilgalad said...

Es la reescritura de una leyenda húngara, la de Ludas Matyi que traducido sería algo como Matías Gansol, un siervo de la gleba que se rebela contra el señor por haber recibido 25 bastonazos y para vengarse le jura que se los va a devolver tres veces.

Efectivamente era Ludas quien recibió los bastonazos y por eso el segundo se llama "Primer Repago".

grund said...

mas exacto, no es una leyenda sino una historia que se data a los anos 1800 de la pluma de ganso de un escritor desconocido, y basado en esto había escrito unos 15 anos despues fazeakas mihály el poesia epico "famoso" de ese tal matías.

Nachete said...

Tiene un estilo de escritura latino americana que es totalmente original y que tanto ha revolucionado las letras castellanas en nuestro pasado siglo XX.

Para mi escribir así, es como rematar en volley... totalmente incapaz

Muy bueno Gilgalad