Wednesday, November 28, 2007

AZULITO


Amigos, cofrades, pescadores; el relato que sigue es breve y tiene como protagonista a Azulito: un Honda Civic del año 1991 que compré ayer.

Yo tenía pensado viajar en avión pasado mañana desde Atlanta (Georgia) hasta el aeropuerto La Guardia de NY, pero cancelé los pasajes. La semana que viene mi fiel can El Rover y yo salimos a la ruta.

Quizá nos lleve más de un día llegar a destino, quizá tengamos que parar en uno de esos hoteles de ruta que vi tantas veces por televisión, quizá pasen cosas que me hagan escribir.

Que Dios y la buena música nos acompañen; a ustedes los llevo conmigo siempre.

¡Jazak be hematz!


El jardín estaba congelado. Las plantas rastreras cubiertas con un manto de blanco granizado. El pasto se había puesto canoso; y Azulito, entre sombras, parecía una patata de Kiev petrificada en el más crudo invierno.
Tuve que mojar los parabrisas para descongelar el hielo adherido. Luego me senté en la butaca del conductor, introduje la llave chueca en el lugar indicado y la giré. Azulito respondió al instante, sin chillar, más bien me pareció que su añejo ronroneo me abrazaba lentamente, me decía - juntos vamos a llegar a Nueva York, sólo te pido que pongas buena música. “Prometido” pensé.
Y al bajarme y ver que el hielo volvía a cubrir a Azulito le dirigí una mirada sencilla, como quien dice “buen compañero, auto valiente”.


Otoño en Marietta, Georgia, USA.

6 comments:

El guardian de la maldita ota said...

Maro, querido, apareciste, vas a poder hacer tu propia road movie, o quizas, despues de On the Road y Big Sur (si algun dia vas a ese lugar, te pido por favor que busques los restos del auto estrrellado debajo del puente), se venga la tercera parte.
Mis respetos al Rover.

Gilgalad said...

Georgia?

Pensaba que estabas en Coney Island o en New Jersey pero jamás en Georgia.

Qué hay en Georgia?

Estás devorando kilómetros de rutas como Johnnie Rompevidrios? No te amarga el espíritu la nieve?

Qué alucinante Maro! Me gustaría estar ahí con vos y con tu perro, parando en un motel de la ruta y asaltándolo o en una cafetería con reminicencias de pulp fiction y estaño.

Antes de ayer me llegó "el chivo" que me dejaste. Gracias hermano! Será consumido a tu entera salud.

Escriba maestro.

La Fiera said...

Aleluya, Maro está con vida en Georgia, la tierra de Ray Charles.

Atlanta, la tierra de los negros, de la Coca Cola, territorio Cherokee.

Ahí está conquistando las rutas nuestro Maro, enseñandoles el rigor sudaca a bordo de un viejo auto japonés a los morochos.

Que lindo maro, que bueno sería estar todos juntos por ahi tomando un Jack.

Sancho said...

Maro, qué puedo agregar: estás en la ruta mesmamente. Qué fiesta pal poeta, qué energía poderosa debe haber en ese volante. Sos Kerouac, Carver, Waits, Bukowski, Gardel Lepera y la máquina de hacer chorizos!!!

Nachete said...

En mi music american roots no fui a Georgia por que no me dió tiempo pero era importante haber estado al igual que Birmighan, San Luis o Chicago.

Maro si tienes tiempo te recomiendo econadamente que visites la encantadora Nashville y te dejes llevar por el sugerente aroma de sus cantates countries.

Buckowsky said...

A mi porque cojones me va a gustar Georgia, Sancho¡