Monday, November 05, 2007

Mi Constante.


Desierto,
seco hasta perder el sentido,

Silencio.
Ausencia.
Vacío.
Sin promesas de muerte,
Sin promesas de nada.

Solamente una sábana amarilla extendiéndose hasta el fin.

Exprimo un limón,
retuerzo el alma, doy limosna a los que tienen poco
pero no puedo sacar nada de mi.

Soy Desierto, seco, silencioso, vacío, ausente.
Eso que se extiende hasta el fin.
Piedra.
Arena.
Seco hasta perder el sentido.

No hay vida
no hay muerte
no canta ningún pájaro ni transita ningún insecto.
No se ven restos de nada
como si nadie hubiera estado por allí.
Nunca.

No es virgen,
vende su cuerpo por palabras y
está lleno de nones, de arena
de vacíos, de desalientos.

No transita nada y no se ven los fantasmas (que igual están).
No se ven,
no se sienten,
no se tocan,
no se oyen.
Sabe como todas las cosas
Piedra.
Arena.
Seco hasta perder el sentido.

Todos los huesos como quebrándose
son ramas secas para el fuego.
y un cuerpo de arena, de polvo,
todo un cuerpo de desierto, todo para olerlo, para comer, para olfatear, metértela por la nariz, taparte la garganta de arena, apuñalarte para crear más y más arena, más y más fina.

Soy Desierto.
Me prostituyo.
Me vendo por palabras.
Exprimo un limón y no sale ni una gota.
No conservo nada
salvo la arena.
Salvo la ausencia.

Mi constante.

4 comments:

estachika said...

Hierba buena resiste en el peor de los desiertos. Es cuestión de escribir entre tormentas hasta que la sequía amaine.

La Fiera said...

Agua, baldes de Agua, palanganas de Agua, cientos de litros de Agua bajando por los médanos, arrastrando las piedras como monedas de una fuente, Agua cayendo del cielo y mojando la sábana infinita, Agua corriendo por los resquicios del poema y subiendose a cada letra.

Es cuestión de inundarlo todo Gilgalad, para terminar con el desierto.

El limón? ni una gota, el muy puto.

Buenisimo gilga! Muy bueno

Sancho said...

Qué bueno:
"retuerzo el alma, doy limosna a los que tienen poco
pero no puedo sacar nada de mi."
Místico y cotidiano. Eso es el desierto y sus mil variantes. A Luca Prodan le pasaba lo mismo. POr eso cantaba: "Yo es sed lo que quiero, pero la quiero en Chad"

Nachete said...

Tremendamente desasosegante y m´sitica. Creo que podría leerlo 50 veces y todavía ver nuevos detalles a una poesía prodigiosa, con el ritmo del caminar de un pérdido en el desierto. Felicitaciones Gilgalad. Espero que encuentres pronto un oasis