Wednesday, December 19, 2007

Antes eran el verano

I see the boys of summer in their ruin
Lay the gold tithings barren,
Setting no store by harvest, freeze the soils;
There in their heat the winter floods
Of frozen loves they fetch their girls,
And drown the cargoed apples in their tides.
Dylan Thomas


Veo a los muchachos que antes eran el verano
arrastrando sus pies de humo por el asfalto
con los rostros ajados y somnolientos.
Los veo tomar el colectivo 67
rumbo a su paseo diario de deberes y rutinas
con los que pagan el osobuco de la sopa
la nafta para hacer andar el coche cada fin de semana
la puta que calme su sed de martes a la tardecita
las cervezas con que apuran el sueño en sus madrigueras
hasta que les llegue la temida noche.
Los veo deambular cautivos de la derrota,
atontados por las mandíbulas del miedo.

Veo a los muchachos que antes eran el verano
jugar sus fichas en el tablero del eterno
sin más entusiasmo que el de un hamster
pedaleando eternamente en una rueda.

7 comments:

Gilgalad said...

Grosísimo. Estás hecho un demonio ultimamente.

Sancho said...

Demoledor. Triste: yo antes también era el verano.

Nachete said...

ufff me dejó echo mierda, me sentí identificado.

que bien escrito Fiera¡

La Fiera said...

Lo mas importante es que en Marzo viene el viejo Bob a Buenos Aires.

Maro said...

fiera, es un poemazo.

y nosotros, pescadores.
y en verano es cuando se pesca el dorado y el zurubí. es la pesca rica. cuando el río marrón se pone plateado.

amigos, la noche es temida, pero hay fuego en nuestros corazones. hay que agitar para que arda. y que se abra el universo.
como dijo el indio solari: "cuando el fuego crezca quiero estar ahí".
y como apuntó la fiera: "en Marzo viene el viejo Bob a Buenos Aires".

salute.

nieva en westchester, ny.

Gilgalad said...

Maro Maestro!

Si nieva en Westchester es hora de agarrar a Azulcito e irse al Big Sur!

Buen año! Tu guitarra se viene conmigo y con La Fiera a tierras orientales.

La Fiera said...

Que grande El Maro!

Ayer justamente me preguntaba, Y el Maro donde está?

Y el Maro estaba cobijado por la nieve de Westchester, acurrucado en alguna plaza de cemento con un sobre papel madera en las manos y oro líquido en sus entrañas, mientras mira los buitres pasar.