Tuesday, September 16, 2008

A las dos a.m aprox.


paré un tacho en Palermo para volver a casa,
a Barracas.
Venía de cantar, ebrio como una cuba,
solo. Al cabo de unas cuadras el tachero me dice:
“Señor, voy a tener que dejarlo acá porque usté está borracho
y me va a vomitar el auto”
Mi desconcierto fue tan grande como mi inspiración,
precisamente porque yo estaba alcoholizado,
tal cual bien planteaba el conductor del vehículo,
así que le espeté:
“¡Usté es un maleducado! ¿Se da cuenta de la acusación que está haciendo?
¿con que derecho me imputa semejante cosa?
¡Este es un servicio de transporte público!
¿A qué sube uno aquí? ¿a que lo ofendan?
¡Es una vergüenza total, una falta de respeto!"
Y así seguí un rato,
encaramado en mi creatividad.
Con tan cristalina y fraguada lucidez expulsó ese discurso mi boca
que el buen hombre quedó estupefacto.
Y milagrosamente,
por primera vez en mi vida,
logré silenciar a un tachero.
Claro:
hay que reconocer
que no era un tachero flor y truco
era… cómo decirlo,
un tachero de papel.
Porque uno fetén, te baja del auto
sin pipa ni milonguita.
Un tachero de verdad
te saca de los pelos del culo
y si tenés suerte
te deja la billetera y el celular…
y con muuuucha muuuucha suerte,
no te patea los huevos.
Pero en fin,
la vida me puso este regalo en el camino;
esta linda sorpresa de trasnoche.
Y uno a veces se queja,
de malagradecido nomás,
de pesimista que es,
y ve todo negro…
No,
si Buenos Aires tiene preciosos privilegios
originalidades sinigual.
Ojo:
que fue raro, fue raro,
tampoco es para repetir
ni engolosinarse.
De todos modos, llegué a casa contento,
en el mismo taxi.
Tenía una contentura tal
que quise contarle todo a mi mujer
pero ella dormía, y al interrumpirle yo su sueño
me cagó pedos,
me dijo que estaba haciendo ruido, que iba a despertar a nuestro hijo
me hizo callar la boca.
Tampoco tenía por qué
ser una noche perfecta.

9 comments:

Gilgalad said...

Esta dinámica es muy tuya... el electricista por ejemplo, o yo no se comprar autos. Es como una marca registrada.

Hay expresiones que me gustan: "tachero flor y truco" o "o tachero de papel" por la sentencia maoísta de "El imperialismo y todos los reaccionarios son tigres de papel" o "sin pipa ni milonguita".

Hay expresiones que no me gustan como "fetén fetén" o "billetera y celular" (como si uno no odiara vivir pegado a un teléfono en el fondo de su corazón). Es parte de la pseudoriqueza. Del esclavo de lujo que toma taxi y es despojado del símbolo de su lujuria (y esclavitud).

Le sacaría el "después de todos somos humanos" que le quita fuerza a un final a toda orquesta "tampoco iba a ser una noche perfecta". En fin... esto en tren de crítica, como pediste.

Homero Beltrán said...

Qué gonca!, hablabas la otra vez de la prosa, y esto es prosa, en otro formato cierto. Atrapante, hasta el final. No me queda claro algo: aceptó llevarte?, fue una aceptación tácita? Por el final parece que sí, pero me parece que tendría que haber algún indicio más claro antes, ya que esa aceptación tiene luz.
Y el momento de pagarle? Incómodo?

Sancho said...

Bueno: excelentes intervenciones.Ayuidadoras a mejorar el texto. Gilga: tomo los cambios que proponés y ya mismo los estoy haciendo. No voy a quitar lo de billetera y celu porque, en efecto, da cuenta de esa esclavitud que quiero sea explícita.
Astor: en efecto, me llevó a mi casa. Yo también me pregunto cómo fue el momento de pagarle, si hubo tensión o no. Pero de esa parte la verdad, por más que hurgo, no me puedo acordar.

Sancho said...

Y también agregué una línea para explicitar que sì me llevo a casa el tachero. Eso, gracias a la pregunta de Astor, pues sino,m hubiese perdido cierta gracia el cuento.

el gloria said...

al leer escucho la voz de sancho contando la anecdota, ya un poco pasado, tratando de encontrar palabras en la memoria, no de la anecdota, sino de tangos nunca antes escritos
esto es elogio y critica al mismo tiempo, porque habla de un estilo muy personal pero habria que ver a que remite la lectura si uno no conoce a sancho
en todo caso la historia es encantadora e inmejorable, y creo que habria que abrir una seccion que se podria llamar algo asi como
las madrugadas del señor S.

Nachete said...

A mi me parece expectacular, si tiene ciertas partes que es de una estructura demasiado informal, que es lo que se pretende, pero para mi quizá no debería ser tanto.

La palabra fetén me parece genial y decir billetera y celular es buenisimo; pues es lo basico que te fijas cuando estan borracho. Gilgalad no podemos discrepar mas en este caso ;-)

Nachete said...
This comment has been removed by the author.
Maro said...

Billetera, celular, y... LAS LLAVES hermano!
Yo siempre me fijaba de no haber perdido los fierros.
Ya fuesen Trabex, Acytra, o Villa; a los fierros siempre les di atención prioritaria.

La Fiera said...

Era un tachero novato, desde el momento en que te dice "Señor" se deschava como tachero novato. Tuviste suerte.

En mi opinión, estas aguafuertes porteñas son inoxidables, al igual que la Organización, vencen al tiempo.