Monday, April 20, 2009

En el vaso en donde se lee Scottish Leader

te esperan dos medidas de Glenlivet.
Demasiado tiempo,
solo,
silencioso
como cuando ya no queda nadie vivo alrededor a quien contarle algunas mentiras.

Llenarías de whisky esta noche,
llenarías la vergüenza
y todas tus dudas hasta el borde se perderían haciendo eses
hasta parecerse a una estatua de hielo.

Explorador,
repositorio de datos, absurdo como la sombra,
hace rato perdiste el norte
y las fieras de la búsqueda ya no te gruñen.

Llevame a ese rincón de la confusión
donde se encuentran los motivos.

Todo bien, todo bien- me dicen las estrellas.

8 comments:

Nachete said...
This comment has been removed by the author.
Nachete said...

Impresionante titular del blog sobre abstemios y poesía.

Sobre todo para mi que mañana se cumplen mis 6 semanas de sacrificio de no beber alcohol.

Brinda a mi salud que mañana brindaré yo a la tuya

Gilgalad said...

Hoy por la noche tengo clases de cocina y no te preocupes que voy a brindar a tu salud. La pregunta es... que te movilizó a semejante sacrificio?

El guardian de la maldita ota said...

Que paso Nachete?
Que desgracia te ha empujado a tremenda decisión?

Nachete said...

jaja tuve una conversación con el divino, le pedí ayuda cosa que por norma nunca hago y le dije que a cambio haría tremendo sacrificio. Me ayudó y le correspondí claro.

Antes de ayer me pillé un pedo, moña, borrachera, cogorza grandisimo pero muy edificante.

Sancho said...

L abstinencia como experiencia limitada en el tiempo, voluntaria y no por razones de salud me parece, como diría el hijo de Julio Iglesias: "casi una experiencia religiosa". No tengo el coraje, aun, de someterme a la misma. Puedo terminar con secuelas de funesto desenlace. Mejor me quedo tranqui y no le doy al cuerpo violentas sacudidas.
Sé de un linyera al que una vez rescataron de la calle, lo bañaron, lo dejaron brillante, lustroso, impecable, lo vistieron con ropa nueva, le dieron la mejor comida, la mejor agua, la mejor cama, y se murió.

Nachete said...

Obvio, lo que dices.

Mi amado profesor de ingles en la escuela fue practicamente ciego toda su vida; se sometió a una operación novedosa en su momento, recuperó la vista y a los tres meses murió.

La Fiera said...

Una famosa anecdota cuenta que el Charro Moreno, uno de los mas grandes jugadores de futbol de todos los tiempos, jugaba todos los partidos habiendose comido un puchero y tomado un litro de vino.

Como ya entonces había gente que hacía el trabajo que hoy hace Niembro, lo convencieron que era un irresponsable, que tenía que cuidarse y ser un profesional.

El Charro les hizo caso y estuvo una semana tomando leche y comiendo ensaladas. Cuando entró a la cancha se quedo sin aire a los 5minutos y lo tuvieron que sacar.

Nunca mas ayunó ni dejó de tomar antes de los partidos.