Monday, August 30, 2010

Esta Mente


Exactamente
esta mente
me entretiene engayolado
con perpetua pero sin sentencia firme.
Es decir una botella de vino
que hay que abrir con los dientes
cuando el asado ya está listo.

Esta mente me persigue
entre tormentas y atascos
que bloquean ciudades enteras.
Te conversa con fiebre
en lenguas y dialectos primitivos,
te puede hamacar
con condenas que no salen en los diarios,
te duerme con canciones de protesta.

Precisamente
esta mente
te retiene con ideas comunes
con pequeñas victorias de la nube cotidiana.
Viaja en coches veloces
y puede asfaltar con botellas de cerveza
todo el camino hasta Marte.

Pero no puede hacer
que todos esos recuerdos
se pierdan para siempre
en un tacho de basura.

La muy zorra no puede hacerlo!

3 comments:

el gloria said...

Gilga, el Hombre que Recordaba Demasiado...

mi memoria:
una cancion que llega demasiado temprano
una mujer que se va despues de lo debido
una botella no perdida en la madrugada

Homero Beltrán said...

Ojo, que, me parece, esta mente es capaz de tergiversar recuerdos, generalmente moldeándolos para nosotros, engañándonos con su falsa complicidad. (aguante las esdrújulas!!!!)
Imagen inmegorable: si no me equivoco, Dean en Gigante.

Sancho said...

Precisamente... era lo que me hubiera gustado decir a mí. Es decir, que a mí se me ocurriese. Pero ocurriole al señor de los poemas ricoteros: Salud, pescador Díaz! Y no es que Gilga no sea buen bardo (le digo al Gloria) pero este hombre que recuerda demasiado es el centauro, no el memorioso.