Monday, July 11, 2011

Pero hoy es un día triste

ha ganado el horror, ah, el horror
pero no el de nuestro Conrad y su corazón en tinieblas
sino el del hotel homónimo que opaca la orilla oriental.
Ganaron Mirta, Susana, Tinelli,
Cris Morena, Gran hermano, la siniestra
familia de la estupidez, el egoísmo,
el control.
Ganó el idiota y su cara de ofidio
y su alegría ordenadita de hotel.
Otra vez los fofitos con globos amarillos,
con remeritas puestas sobre la camisa
otra vez los lacayos hepatíticos
otra vez su nariz y su sonrisa
otra vez sus saltitos miserables
su desafinación
su espíritu miserable,
su agua mineral,
su "va a estar bueno".

3 comments:

Xime de Coster said...

Lo siento mucho. Lamentablemente, poco se podía de esperar de un mundo easy, donde la tetarquía y las rodillas asustan y entretienen, donde el conocimiento y el profundo razonamiento crítico no valen ya nada. Lo siento mucho.

Gilgalad said...

Yo no lo siento. A mi no me va ni me viene. La opción era tan mala como el que ganó. Ni más ni menos.

Al final no es un problema de política sino un problema de nivel, de cabeza. O te da o no te da. Y acá, no hay nadie al que le dé como para soñar algo mejor que perfeccionar el asco.

Está todo bien, es un día como antes de ayer. No hay nada diferente.

johnportho said...

Coincido totalmente con Sancho y
disiento con Gilgalad, en mi opinión
No era una opción es una elección.
No está todo bien, hoy no es como
ayer, no se puede negar la realidad.