Friday, June 28, 2013

La Sardina cavila en voz alta

La Sardina
recorría la playa
entre los restos del naufragio.

Se confundía entre las tablas sueltas, los cabos y las gaviotas
las cuales se aprovechaban de la impasibilidad reinante,
del caos producido,
para atacar a picotazos
los cantos de sirenas.

Sabiendo de antemano lo que traían los ecos
la Sardina se paró en puntas de aleta
en el promontorio
y cantó una canción de brisas y de arena:

Todo está acá a la vista del Mar. Las carcajadas irónicas en respuesta a las palabras que he dicho. Los golpes, las heridas, las branquias palpitantes de mi cuerpo de escamas. Los ojos helados, sin párpados ni emociones.-

Porque vine a hablar del Principio y del Fin. Porque vine a hablarle al mundo del mundo y a la mosca de las moscas. Porque los ignorantes saben lo que los sabios callan. Porque si el sol se abraza con el reflujo de la marea de nada vale el graznido de hambre de las gaviotas, de nada vale el caos pintoresco del naufragio ni las olas cubriendo los cascos y las señas.-

El Océano y yo que estamos frente a frente consumidos por todo lo suave y lo terrible. El Mar y la arena y la Sardina, uno en trino, trino en uno, en dos y en cincuenta.-

¿Por qué debo rezar, entonces, por los peces, si la carnada mejor son mis propias aletas? Me entrego a las gaviotas y así subo montañas, sacrifico un cordero, así redimo al mundo.-

-Me entrego a las gaviotas, y así redimo al mundo.

Eso y ni una palabra menos fue lo que dijo la Sardina entre las tablas sueltas, en puntas de aleta sobre el promontorio, mirando al infinito

y al Mar

que terminaba en cielo.