Sunday, August 16, 2009

Pasajero en Tránsito

No me gustan
las caras apuradas y los guardias pretenciosos
e inútiles
de los aeropuertos.
No me gustan las azafatas
altaneras y feas
siempre tan desagradables.
Me inquietan
los minutos de incertidumbre
donde no hay máquina, ni tripulación, ni viaje.
Los minutos donde el vuelo ha sido cancelado
y tu vida está en sus manos
y tenes que prepararte para la batalla.
Me gusta pasar la noche en los aeropuertos
cuando son tierra de nadie
hay luces tenues
cafeterías ocultas
y están clausurados los free shops.
Ahí se acaban los apuros
y lo más cómodo es
tirarse al piso a dormir
dejando que te pasen por arriba
los compañeros de desgracia.
Me gustan los aeropuertos
cuando parecen una quiniela clandestina
anárquicas puertas de escape
hacia destinos insospechados.
Si estás por ahí, estás en movimiento.
Por eso a veces
caen bien los aeropuertos
aunque más me gustan las rutas
y las estaciones de servicio.

5 comments:

Sancho said...

Qué bueno esto. Además de estar bien escrito, comparto totalmente la vivencia; quedar varado en aeropuertos cuando la resignación ya impera es fantástico. Por supuesto, la estación de servicio en la ruta es otra cosa fabulosa.

Nacho G.A. said...

Comparto, me gusta además en esas situaciones la tensión y complicidad que se puede dar con otra gente en la misma...
Es como que todo vale...

Maro said...

Que postal Fiera. La manyo tutti.
Como dirían Los Güarros: "Ohhhhhhhhhh, vamos a la ruta".

Gilgalad said...

Me sentí muy representado. Me hizo acordar a una vez que me quedé varado en Miami y era tal cual... empezó a ralear la gente hasta que no quedó nadie, parecía que el aeropuerto se había ido a dormir. Tanto que me encendí un pucho (ya estaba prohibido fumar) y me tiré a meditar.

Buenísimo Fiera. Me encantó.

majo said...

muy bueno!!!! me sentí identificada también, aunque me gustan mucho más las estaciones de servicio solitarias de la ruta donde pensas que lo mejor que le puede pasar al cajero es que alguien frene, le diga buen dia y le pida un cafe, pero cuando lo haces su cara te demuestra que estas rompiendo la paz de ese solitario paraje...