Monday, January 14, 2008

Fandango Anónimo

Cuando la vi, de llorar
Creí volverme loco
Cuando la vi, de llorar
Pero luego me enteré
Que ella lloraba por otro
y entonces fui yo el que lloré.

1 comment:

Nachete said...

Cuando leí en alto este lindo poema hasta mi perro, que no tengo, se puso a llorar.

Puede ser un lindo estribillo. Dale a la guitarra Fiera, que yo pongo las palmas mientras Gilgalad canta.