Monday, May 12, 2008

Unos bombones en caja de corazón y una pluma fuente

agonizan hace días
en la mesita de luz.
Nunca te mandé esa carta que explicaba todo
ni supe el destino escrito con certeza
hasta que las monedas me mostraron la suerte.
Pero me mintieron.

Los enanos abrieron los ojos cuando escucharon
que volvías
o que aunque no nos viéramos ibas a estar,
que lo que sentís por mi es para siempre.

¿y hasta cuando volvés? ¿hasta que puedas solita?
¿o hasta que no haya más miel en el frasco?

No gracias, ya estoy bien estoqueado en abandonos.

La cocaína es para los histéricos, creo que te lo conté
la ilusión perfecta, te parece que es tu noche pero nunca es tu noche, nunca es tu día ni tu noche, ni tu tarde y menos que nada es tu desayuno
(las mañanas son horribles)
pero ojo que está ahí
está ahí de serlo.

Tus promesas siempre fueron lo más salado de la caja
pero desteñían a ojo del experto ni bien el cartero me las dejaba.
Y yo, como siempre fui bueno,
siempre estando pendiente como un gato entre las palomas
pensé que estaba arruinando mi propia torta de cumpleaños
pero no. la verdad es que

nunca llegué a tiempo a ningún lado
soy un tipo especial, lo sé,
(pero estoy siendo irónico)
el cowboy de los buenos que recibe el último de los tiros de los malos,
y deja un buen recuerdo
y nada más.
Por ahí al hijo de la chica y del protagonista
le ponen mi nombre como homenaje.

No quiero ir al cine con vos
a esos cines baratos que me recuerdan al Capitán América
ni tampoco ir a tomar algo después
ya sé que mi equipo de música no es el mejor
¿pero viste la cantidad de cedés que tengo?
¿y de libros?

es posible que tengas razón
que no todo lo que muestro tenga ese bonito color azul
y que ya esté cansándote con el tango.

21 comments:

La Fiera said...

Que se puede decir de esto....

El único error es comprar bombones en caja de corazón. No garpan.

Sólo garpan los retazos, los amagues, las espaldas, los licores y algunas veces, los directos al hígado. El resto es todo sensiblería que termina hundiendote entre los fiordos.

Y aún así es un poema noble y altivo, porque cuando cae en la melancolía, se levanta y vuelve a guapear. Es mejor aplicarse al boxeo que a las cartas de despedida.

Anonymous said...

Lindo poema.

El guardian de la maldita ota said...

lo mejor es, si compraste la caja de bombones, comerlos todos, para mitigar el bajon.

Gilgalad said...

Anonymous... vos sos un anonymous que no pesca?

Sancho said...

Che, me gustó el tono triste de este poema. Tiene esa tristeza yanqui que es la tristeza atractiva de los objetos, empezando por la caja de bombones. Tiene un color medio narrativo, y ¿por qué no? al estilo Waits. Aunque quizás también esa languidez de Carver.
En cuanto a la caja de bombones en forma de corazón; un golazo. Hay que comprarlos, después se los puede comer uno viendo una buena pelea por fox, o lo que sea. No tienen por qué llegar a destino. Siempre quise adquirir ese producto y nunca me animé.
Y aparte, por último, ya entrando en tema, yo creo que hay que hacer cualquier intento, si total la mujer es impredecible. Dicho de otro modo:
¿si ellas mismas no tienen idea de lo que quieren ni de lo que querrán; no es un disparate pretender saberlo uno? ¿a qué aplicar estrategias o principios en tan anárquica y delirante dimensión ovárica, tunelesca, insondable? ¿alguien ha visto acaso condición anatómica tan indescriptible e incierta como una vagina? Eso explica cárnicamente el eje de la incomprensibilidad del asunto.

La Fiera said...

Hay que ver que opinan las chicas pero el problema es siempre el mismo. Si no lo regalás, estás en off side. Si lo regalás, se tiran en el área y te cobran, !Te cobran Penal!

Sancho said...

Siempre volvemos a los básicos: la filosofía completa se sintetiza en la emblemática gata flora: hace falta más. Hay que hacer cualquier cosa, total...

Gilgalad said...

Bah

katiadocumet said...

Chicos..no todas las chicas somos así ahh, algunas sabemos bien lo que queremos...
Los chocolates no pueden esperar,hay que comerlos fresquitos.
Hermoso Poema Caffa!
Katia

Majo said...

buenísimo Gilga! Como fémina puedo afirmar que la caja de bombones con forma de corazón no garpa, pero lo que cuenta siempre es la intención. En definitiva si no captaron tu escencia, con bombones o sin bombones, no vale la pena mover un dedo.

estachika said...

Es cierto. Si la chica no sabe degustar el sabor de esos bombones, es porque no los merece... y supongo que tampoco merece ni la insistencia ni las monedas ni nada... Por lo visto en esto de la terquedad maldestinada al final las chicas y los pescadores nos parecemos mucho más de lo que creemos (a pesar de las particularidades de nuestro género tan bien descriptas x Sancho)... Lamentablemente el único que puede decir ¡pare de sufrir! sos vos... Debo admitir que es cierto que a las mujeres tenemos cierta perversa predilección por la colección de hombres "a mano"

Gilgalad said...

Pero la caja de bombones con forma de corazón sí garpa. No es tan sencillo encontrar algo con tanto mal gusto, y como decía La Fiera, si viene con terciopelo colorado mejor.

No va a enamorar a nadie la caja corazón, pero a cualquier mina inteligente y que más o menos conoce con quien está le va a sacar una carcajada, y ese, el del humor, es siempre un buen comienzo.

Igual no me jodan... como pueden ver por mi poema estoy muy deprimido así que me voy a ahogar las penas en bombones y peleas viejas de box.

Majo said...

Por eso mismo te digo, si a la persona a la que le caes vos con una caja de bombones con forma de corazon no le sacas una sonrisa, no vale la pena el esfuerzo. Comete los bombones, servite un talisker y mira una buena pelea. Como diría mi abuela le estás pidiendo peras al olmo.

Sancho said...

Gilga: sos un capo. Despertaste la presencia y el tránsito femenino en este blog dignamente viril, pero que ya estaba empezando a oler a bola rancia. Nacho y yo lo anticipamos con la moción de poner a Laetita Casta en el Hall of fame. La fiera menciona a Scarlett, el Maro tira la chancleta en NY y lo sugiere líricamente, las amazonas Katiadocument, Estachika y Majo toman la palabra... soplan vientos de cambio en alta mar. Asegurad las velas pescadores!
No os dejeis seducir por las sirenas! Pero sabed que las fuerzas de la naturaleza son insondablemente femeninas y nos sacuden como juega el gato maula con el mísero ratón...
LA tormenta
LA tierra
LA luz
LA música
LA poesía
LA muerte
LA mar en coche

Homero Beltrán said...

Qué lo tiró!, y si te quedás con la duda palmás. Y si abordás con la calculadora a veces no se dan cuenta, pero no asegurás el gustito a victoria.
Y como dirían los arroyeños, que se vengan las pibas.

Homero Beltrán said...

Kate moss, asia argento. Y la bruni era otra candidata... a nivel no compro ni juanas molinas ni bredices, pero no se me ocurre ninguna. mucha tilinga.

Homero Beltrán said...

"local" era la palabra

literatore pensativa idiotum said...

mmmmm plumas muchas plumas
y un tutú...no sé pa qué pero por ahi funciona. O si no está siempre el plan b. Y si el plan b no funciona, los bombones. No sé muy bien cómo reaccionan las mujeres -inteligentes o no- a una caja de bombones con forma de corazón y terciopelo. Pero si ves que la reacción no es del todo feilz, siempre podés decir -mierda, y eso que estuve a punto de traerte una tableta nestlé-

ARACATACA said...

Esta mujer evidentemente no supo valorar ni tu sensibilidad, ni tu riqueza espiritual; no merece tu amor.
Ahora bien, qué paradoja que de situaciones de mierda surjan inspiraciones sublimes.
Esto es lo mejor de lo mejor, una confesión hecha desde el alma.

Gilgalad said...

Yo le agradezco a la platea femenina pero es solamente un poema, se vuelcan algunas cosas de la realidad pero más que nada inspirado en ellas. No hace falta consuelo.

Igual gracias.

Anonymous said...

Citándote Gilgalad "como pueden ver por mi poema estoy muy deprimido"
Buscan reconfortarte y vos respondes "es solamente un poema, se vuelcan algunas cosas de la realidad pero más que nada inspirado en ellas. No hace falta consuelo."
No pude dejar de notar un poco del "gata-florismo" de que tanto nos acusan a las mujeres.